LAS AEREOLÍNEAS DEBEN BILLONES DE EUROS A LOS PASAJEROS DEBIDO A LOS DERECHOS DE LOS PASAJEROS AÉREOS

Imagen de admin

“Asegúrese de que su aerolínea no le debe nada”, este es el consejo que están recibiendo los pasajeros de todo el mundo por parte de las agencias especializadas en los derechos de los pasajeros aéreos. La legislación de la UE define claramente las indemnizaciones por los vuelos retrasados, pero la experiencia sugiere que allanar el camino de la justicia no es fácil ya que hace que muchos pasajeros se den por vencidos.

Los pasajeros que llegan a su destino con un retraso de más de tres horas, tienen derecho a una indemnización de hasta 600 euros por persona más gastos y el reembolso de otros costes, excepto en circunstancias extraordinarias por las que la aerolínea no se hace responsable. Las regulaciones de la UE se refieren a todos los vuelos que salen y entran de la UE y a las aerolíneas establecidas en la UE.

En los últimos 10 años solo el dos por ciento de los pasajeros pidió una indemnización por sus vuelos retrasados o cancelados. Según claimflights.co.uk, los pasajeros no pudieron reclamar alrededor de 4 mil millones de euros a los que tenían derecho. Sin embargo, esto no significa que el dinero se perdió irremediablemente.

El año pasado se presentaron dos casos ante los tribunales británicos y el resultado puede afectar a futuras acciones de este tipo. En 2012, James Dawson demandó a "Thomson Airways" una indemnización por un retraso de ocho horas en su vuelo desde Londres a la República Dominicana que tuvo lugar hace seis años. El tribunal del condado de Cambridge falló a su favor y le concedió £ 975 más los intereses (aprox. £ 1,500). Sin embargo, la compañía con la esperanza de romper el juicio se amparó en la Convención de Montreal y pidió que tales reclamaciones debieran hacerse dentro de los dos años siguientes a la fecha del vuelo retrasado. Según la ley británica, estas reclamaciones pueden ser presentadas dentro de los seis años siguientes a la fecha del vuelo retrasado. Si la apelación se rechaza, se espera que muchos viajeros cuyas reclamaciones fueron rechazadas previamente, puedan presentarlas de nuevo.

El segundo caso es el del Sr. Ronald Huzar quien demandó a "Jet2.com" por un vuelo de 2011. A pesar que la aerolínea argumentó un problema técnico "objetivo", en este caso el problema pudo ser tratado como un retraso y después de tres años batalla legal, el tribunal falló a favor del señor Huzar. Se espera que estos casos al menos aclaren el significado del término legal "circunstancias excepcionales", que a menudo es explotado por las compañías aéreas. Este término se refiere al mal tiempo o disturbios civiles. La aerolínea "Monarch" declaró que el vuelo se retrasó 24 horas debido a un parabrisas agrietado, pero después de fracasar en demostrar ante el tribunal que ésta era una razón válida para el retraso, el demandante recibió una compensación de £3,200.

El año pasado un británico, Martin Wragg, finalizó con éxito una batalla legal de 18 meses contra "Ryanair", lo que demuestra que incluso los pasajeros con razones válidas en los países desarrollados, tienen dificultades para reclamar sus derechos. Recibió 1,700 euros después de que su familia sufriera un retraso en su vuelo de tres horas y 20 minutos hace dos años cuando regresaba de España. El fiscal declaró que habían sufrido una pesadilla yendo de un aeropuerto a otro con dos niños cansados en medio de la noche. "Ryanair", una de las mayores aerolíneas de bajo coste de Europa, rechazó la solicitud de indemnización citando "circunstancias extraordinarias". Para hacerse justicia, el caso se llevó al Departamento de Aviación Civil Británica y a los tribunales quienes fallaron a su favor

Según los datos publicados por el diario londinense "Observer", las apelaciones relativas a los retrasos en los vuelos casi se cuadruplicaron el año pasado. El Departamento de Aviación Civil ha recibido 23,440 reclamaciones, alrededor de 6,000 del año anterior, de las cuales el 40 por ciento fueron falladas a favor de los pasajeros.

Los pasajeros pueden ponerse en contacto directamente con las aerolíneas, el regulador nacional, los tribunales o las agencias especializadas (las tasas pueden llegar aproximadamente a un cuarto de la cantidad de la indemnización en caso de que la reclamación tenga éxito). Una de estas agencias es ClaimFlights quien también ha llevado a cabo una intensa investigación.
"Hemos notado un desprecio constante y deliberado de los derechos de los pasajeros que podría resultar en el pago de cientos de euros a millones de pasajeros en todo el mundo", dijo Lisa Bartel de ClaimFlights GmbH.